Translate

sábado, 8 de marzo de 2014

Vuelven las golondrinas…. pero cada vez hay menos: España


***Desde 1998 hasta hoy las poblaciones españolas de golondrinas han caído un 41% por el uso de pesticidas y la modificación de los hábitats rurales, entre otras razones
“Volverán las oscuras golondrinas, en tu balcón sus nidos a colgar y otra vez con el ala a tus cristales, jugando llamarán” comenzaba el poema de Gustavo Adolfo Bécquer. Sin embargo, esta poética llegada no se produce ahora igual que antes. Según los datos de SEO/Birdlife (recabados dentro del llamado Programa Sacre de seguimiento de la avifauna en primavera) desde 1998 hasta hoy las poblaciones españolas de golondrinas han caído un 41%. Entre otras razones, por el uso de pesticidas, la modificación de los hábitats rurales (que hay traído consigo el declive del pastoreo extensivo) etc. Son millones de golondrinas que “no volverán”.
El poema romántico hacía referencia al retorno anual de estas aves cuando alborea la primavera. Normalmente por estas fechas. Antes, obviamente, al sur de España y luego al resto del país. La primavera de los calendarios es una cosa y la de la Naturaleza otra. Aunque hay que decir que parece que el cambio climático podría estar adelantando algo las fechas de llegada. Además, existe un pequeño número de ellas, que no se sabe de dónde procede, que inverna en el sur de España.
La migración de estas aves es un espectáculo que ha venido repitiéndose cada año, a lo largo de milenios y milenios. Pero que antaño no se comprendía. Estaba envuelto en el misterio. Allá por la Edad Media, mucha gente creía que lo que pasaba es que las golondrinas pasaban el invierno enterradas en el barro de los pantanos. La imaginación popular podía pensar así acaso porque se veía que cuando el verano moría las golondrinas se agrupaban en gran número para dormir entre la vegetación palustre, posándose en masa en los carrizos o las eneas de los pantanos. La noche caía y los griteríos de las aves se acallaban. Como un buen día se marchaban de golpe y se dejaban de ver, la gente podía creer ésas cosas. Que se habían enterrado en el barro de aquellos lugares.
Sin embargo, finalmente se acabaría sabiendo que lo que pasaba es que estas aves se marchaban muy lejos, volando hacia el sur. Desde mediados de septiembre inician un largo viaje hacia climas más cálidos, ya que saben, instintivamente, que el invierno europeo las dejará sin insectos que comer. Y se encaminan hacia África. Es el fantástico espectáculo de la migración de estas aves, que durante mucho tiempo no fue conocido.
Las golondrinas han pasado estos meses de invierno en zonas de África, en países como Nigeria, Ghana, Costa de Marfil,… con frecuencia en dormideros masivos de cientos de miles o millones de aves. Ésas mismas golondrinas que ahora podemos ver aquí, en los campos de los pueblos de España, hace unas semanas estaban en las selvas y los ríos del continente negro.
Sin embargo, aún queda mucho por saber acerca de la migración de estas aves. Aunque se ha anillado a un enorme número de ellas el escaso número relativo de las que han sido recuperadas con ésas anillas en África hace que se conozca poco acerca de las zonas que usan para pasar el invierno.
Ultimamente, con la incorporación de diminutos geolocalizadores (de menos de un gramo de peso) en el cuerpecillo de algunas de estas aves, dentro del Proyecto Migra de SEO-BirdLife, han empezado a obtenerse algunos datos de interés acerca de sus movimientos, rutas migratorias y zonas de invernada. En la primavera de 2012 se marcaron 20 golondrinas de un aparcamiento subterráneo de coches de la Universidad Autónoma de Madrid. Llegaría el verano. Y en el otoño las aves se marcharon África. Cuando volvieron a España los ornitólogos intentaron localizar y capturar algunas de estas aves, ya que necesitaban recuperar los aparatitos para descargar los datos. Lo consiguieron con dos de las aves. Dos machos.
Así supieron que estas golondrinas, que iniciaron su viaje al sur en la primera quincena de septiembre de 2012, invirtieron 40 días en llegar hasta las sabanas y selvas de Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana y Malí. Una de ellas pasó todo el invierno en la misma área y la otra estuvo en dos zonas separadas unos 500 km. Mediado febrero iniciaron el viaje de vuelta. Cruzaron el desierto del Sahara y llegaron al Estrecho de Gibraltar. Llegaron a Madrid a mediados de marzo, recorriendo 3500 kilómetros en 30 días.
Pero cada vez hay menos golondrinas que protagonicen esta aventura fascinante. Los datos de los programas de seguimiento de avifauna han registrado un notable descenso en sus poblaciones. La última estimación, de 2006, consideraba que en habría unos 30 millones de estas aves en España.
Las golondrinas han ligado su vida al hombre desde épocas tan remotas como el Paleolítico. Nos acompañaron en las cavernas prehistóricas y después, cuando nos hicimos ganaderos y agricultores en el Neolítico. Desde entonces han estado con nosotros en nuestros pueblos y pequeñas ciudades, hasta hoy en día, en que hacen sus nidos en viviendas y edificios diversos, garajes, porches, cuadras, pajares,… Pero no quisieron acompañarnos, y por algo sería, al interior de las grandes urbes. Como mucho permanecieron en sus extrarradios.
Son aves muy beneficiosas. Se alimentan del “plancton” aéreo. Esto es, de moscas, mosquitos, tábanos, mariposas, libélulas,… Es típico verlas cazar dando pasadas a baja altura sobre los prados
Su aspecto es inconfundible, con su cola larga ahorquillada, su dorso oscuro con irisaciones azuladas y su vientre claro con gorgera roja. Tienen costumbre de volar rasantes para papar insectos al vuelo, o para beber en los estanques. Son una de las más hermosas señales con que la Naturaleza marca la llegada de la Primavera. Suelen muchas veces posarse en grupo sobre los cables, desde los que entonan su típico griterío, que llena de alegría al que lo escucha.
Parecen ser aves fieles entre sí (a su pareja) y al lugar en el que anidan, al que vuelven año tras año, llegando antes los machos que las hembras. Una vez la pareja se establece comienzan a arreglar o rehacer sus nidos, los cuales hacen con barro y paja, forrándolos con plumas.
Dios quiera que la tendencia de declive de estas aves se detenga, originada por factores como los antedichos, pero también a veces por otras causas menos importantes como la destrucción de sus nidos por gentes que, incomprensiblemente, no sabe valorar su compañía, por ejemplo, en el porche de una casa o un chalet.

sábado, 1 de marzo de 2014

Transgénicos: ¿20 años alimentando o engañando al mundo?.


Transgénicos: ¿20 años alimentando o engañando al mundo?.


Persisten los mitos y crecen las mentiras, vivamente alimentadas por la industria, sobre los supuestos beneficios de los cultivos transgénicos. Estos engaños se pueden resumir en cinco: que alimentarán al mundo, que producen más, que eliminarán el uso de los agroquímicos, que coexisten armoniosamente con otros cultivos y que son absolutamente seguros para el medio ambiente y la salud. Desmontar el engaño es sencillo, sólo se trata de echar una mirada, desapasionada y objetiva, a lo que de verdad está pasando en el campo, con datos de la propia industria. La conclusión, después de veinte años de siembra transgénica comercial, es clara: ninguna de las promesas se está cumpliendo, más bien todo lo contrario. Veamos los cinco puntos uno por uno.
PRIMER MITO. Los cultivos transgénicos eliminarán el hambre en el mundo.

Este es probablemente el argumento favorito entre quienes promueven esta tecnología. Lo repiten en todos los escenarios, ‘no podemos alimentar a un mundo con cada vez más personas sin el uso de los transgénicos’.
Pero hay tres constataciones que ponen las cosas en su sitio:
Los datos de la FAO muestran claramente, año tras año, que a nivel mundial se producen alimentos más que suficientes para alimentar a todo el mundo. El hambre no es meramente una cuestión de productividad, es una cuestión de acceso a la tierra y al resto de recursos necesarios para producir alimentos. ¡El hambre, en definitiva, es consecuencia de la pobreza y la exclusión!
Los cultivos transgénicos que hoy se producen a nivel comercial no están pensados para para combatir el hambre presente en los países del Sur. No hablamos de cereales destinados directamente a la alimentación de personas sino que hoy, la casi totalidad del área plantada con transgénicos en el mundo, se reduce a cuatro cultivos: soja, maíz, colza y algodón. Los tres primeros se dedican casi por entero a la producción de piensos para ganadería en EEUU y Europa; combustibles para coches y aceites industriales; y el último se usa para fabricar ropa.
En cambio, sí que existe –y muy dolorosamente -una correlación directa entre los cultivos transgénicos y el incremento de hambre en el mundo rural. En países como Brasil y Argentina las gigantescas plantaciones de maíz y soja transgénica – allí les llaman desiertos verdes – expulsan a las gentes de sus tierras y les privan –les roban- de su medio de subsistencia. Y, efectivamente, la consecuencia es hambre, miseria e intoxicaciones para mucha gente del campo. ¡Los cultivos transgénicos ocupan millones de hectáreas de tierras agrícolas fértiles que podrían usarse para producir alimentos!
El año del primer cultivo comercial de OMG sufrieron los efectos del hambre en el mundo unas 800 millones de personas, ahora, con millones de hectáreas cultivadas con OMG la cifra ha amentado a más de 1000 millones. ¿Por qué?
SEGUNDO MITO. Los cultivos transgénicos producen más
Esto, más que un mito, es de nuevo una mentira. Genéticamente hablando, la productividad de un cultivo es demasiado compleja para poder manipularla tan fácilmente, se trata de seres vivos y complejos, no jugamos con piezas de ‘lego’. Depende de muchos factores genéticos pero también de muchos otros elementos. E incluso si ‘todo estuviera en los genes’, la clase científica nunca ha logrado transferir y hacer funcionar más de dos o tres genes a la vez. ¡El gen de la productividad no existe!
Esto se muestra claramente con datos en el país donde han estado sembrando transgénicos desde hace más tiempo: EE.UU. El estudio más amplio y riguroso al respecto lo elaboró la Union of Concerned Scientist que analizó el historial de 20 años de cultivo transgénico en este país. Su conclusión explica que la soja y maíz transgénicos, modificados para resistir altas dosis de herbicidas, no tienen más productividad que las plantas y métodos convencionales. También calculan que del incremento de productividad que han tenido las cosechas de maíz en los últimos 20 años, el 86% se ha debido a métodos y prácticas convencionales. Otros estudios muestran que la productividad de los transgénicos es actualmente más baja que la de los cultivos convencionales.
No debemos perder la realidad de vista pues, como veremos más abajo, las empresas transgénicas solo han logrado llevar dos novedades de sus laboratorios al campo en los 20 años o más que llevan investigando, y ninguno de las dos tiene que ver con la productividad.
TERCER MITO. Los cultivos transgénicos eliminarán los agroquímicos
Más bien lo contrario. Esta afirmación muchas veces viene acompañada con el ejemplo del llamado gen ‘Bt’, extraído de la bacteria Bacillus thurigiensis que produce una toxina que mata a ciertos gusanos. Insertado en cultivos como el maíz y el algodón, estas plantas producen dicha toxina evitando –decían- así la necesidad de fumigarlas. En el fondo es como si la planta se ‘autofumigara’ durante las 24 horas del día. Pero los problemas no tardaron en aparecer y, con tantas toxinas en esos monocultivos, los gusanos están rápidamente desarrollando resistencias. Además, aparecen todo tipo de ‘plagas secundarias’ que antes no existían y a las que se responden con más productos químicos. En definitiva, el uso de agrotóxicos no desaparece.
La otra ‘innovación’ que nos han traído las corporaciones transgénicas son plantas que incorporan un gen que permite fumigarlas con altas dosis de herbicidas sin que se vean afectadas, ya que son ‘tolerantes’ a determinadas sustancias químicas. Esto permite por ejemplo fumigar las plantaciones a gran escala con avionetas desde el aire año tras año en el mismo sitio, lo que ha facilitado la tremenda expansión del cultivo de soja a nivel mundial. En Argentina hace treinta años la soja casi no existía, y ahora ocupa más de la mitad de todas sus tierras agrícolas. Y si en 1995 se usaban unos 8 millones del herbicida glifosato, ahora esta cantidad sobrepasa los 200 millones de litros para sostener la producción de soja transgénica. El uso de herbicidas se ha multiplicado por más de 20.
En EE.UU. pasa exactamente lo mismo, los transgénicos tolerantes a herbicidas han abierto las compuertas para un uso masivo del glifosato y otros herbicidas. En 2011, en este país las y los agricultores que cultivaron sus campos con estas semillas usaron un 24% más herbicidas que sus colegas que sembraron cultivos convencionales. La razón: las malas hierbas empiezan a desarrollar resistencia al químico. Su llamada revolución trae más problemas que soluciones.
CUARTO MITO. Se respeta el derecho a decidir, pues los transgénicos coexisten pacíficamente con los demás cultivos.
Otro argumento esgrimido por quienes promueven los transgénicos es la libertad de decisión –que cada agricultor o agricultora decida por sí mismo usar o no transgénicos, no hay ninguna imposición. Pero este argumento pasa por alto una ley fundamental de la biología: las plantas de la misma especie se cruzan entre ellas, y más temprano que tarde los genes insertados artificialmente en los cultivos transgénicos acaban apareciendo en los cultivos convencionales.
En Canadá el masivo cultivo de colza transgénica ha llevado al extremo de que prácticamente no existe colza no contaminada genéticamente y, desde luego, anuló el floreciente cultivo ecológico de colza. En el maíz, otro cultivo que se cruza fácilmente con sus hermanos, hay también muchos casos de contaminación genética alrededor del mundo.
La introducción de semillas transgénicas es especialmente alarmante cuando se trata de la contaminación de variedades locales. México es centro de origen y diversificación del maíz, y hace años las comunidades campesinas indígenas ya ven como sus variedades de maíz empiezan a mostrar características raras. Diversos estudios confirman que las causas tienen que ver con la contaminación del maíz transgénico de EE.UU. Si, tal como propone el gobierno de México, se permite a las empresas multinacionales sembrar hasta 2,4 millones de hectáreas de maíz transgénico, no solo tendremos un atentado contra la soberanía alimentaria de estos pueblos, sino que también arriesgaremos la biodiversidad de un cultivo que alimenta a millones de personas alrededor de todo el mundo.
Y en Aragón, en el Estado español, desde 2005 las organizaciones campesinas y ecologistas están denunciado que en más del 40% del grano ecológico se encuentran trazas transgénicas, y esto imposibilita su venta como alimento ecológico o libre de OMG.
Pero lo más perverso de este falso argumento de libertad es cuando se observa cómo las corporaciones transnacionales fuerzan a las y los agricultores a pagar por semillas que nunca han sembrado. En EE.UU. la compañía Monsanto ha llevado a centenares de agricultores y agricultoras a los juzgados bajo la acusación de infringir sus derechos de propiedad intelectual. Detectives de Monsanto, como cobradores del frac, circulan por los campos de EEUU en la búsqueda de genes ‘suyos’, de agricultores que hayan reproducido los granos antes comprados o, en muchos casos, de campos contaminados por cultivos transgénicos cercanos. Con esta estrategia la compañía, además de lograr cobrar millones de dólares, consigue asustar a agricultores y agricultoras que acaban cediendo y compran las semillas de Monsanto para no correr ‘riesgos’. Es decir, – que ¡cada agricultor escoja….. lo que a las empresas les interesa!
Transgénicos, una ciencia que no avanza:
Los transgénicos están en manos de muy pocas empresas, la más conocida Monsanto, que junto con Dupont, Syngenta, BASF, Bayer y Dow dominan la mayor parte de las investigaciones y patentes transgénicas, acaparan el 60% del mercado mundial de semillas y controlan el 76% del mercado mundial de agroquímicos.
La ‘ciencia’ de tales empresas solo ha conseguido dos aplicaciones. Por un lado los llamados cultivos tolerantes a herbicidas y, por el otro, los que llevan el gen Bt, que les dota de poder insecticida.
En el pasado 2012, el 59% del área cultivada comercialmente con transgénicos en el mundo fueron cultivos con tolerancia o resistencia al herbicida glifosato –el herbicida patentado originalmente por la misma multinacional Monsanto-, el 26% son cultivos insecticidas con el gen Bt, y el 15% llevaban las dos características.
Después de más de 20 años investigando y de millones de euros en inversiones ¿hay que hablar de ‘revolución biotecnología’ por un par de novedades? Las aplicaciones reales que hoy tienen los transgénicos demuestran cuáles son los verdaderos intereses de la industria, que se convierten en riesgos para la salud y los ecosistemas, y dependencia para las y los agricultores.
Y EL QUINTO MITO. Los transgénicos son seguros para la salud y el medio ambiente.
La seguridad ‘sanitaria’ de los cultivos transgénicos, como poco, hay que cuestionarla. Hagámonos una pregunta, en esta red de agricultura industrial donde las empresas transgénicas controlan despachos de las oficinas de seguridad alimentaria y dictan sus propias normas, ¿les entregamos nuestra salud, así sin más? La soberanía alimentaria pasa indudablemente por que sea la población quien ejerza el control de lo que come.
En estos momentos nuestros platos se sazonan con alimentos que modificaron su ADN y con una alta carga de pesticidas, y parece que nada podemos hacer o decir. La preocupación se redobla con algunas constataciones muy serias en el uso de OMG y sus herbicidas asociados. Un resumen de estos sería:
La Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM) señaló que “los alimentos genéticamente modificados pueden significar un serio problema para la salud”. Citando varios estudios concluyó “que hay más que una casual asociación entre los alimentos GM y los efectos adversos en la salud” y que los “son un serio riesgo en las áreas de toxicología, alergias, inmunología, salud reproductiva, metabólica, fisiológica y genética”.
Los últimos estudios realizados por el Dr. Seralini (explicados en esta misma revista) después de alimentar ratas durante dos años en base a maíz transgénico tolerante al glifosato, demuestran mayor y más pronta mortandad además de efectos hormonales, tumores mamarios en hembras y enfermedades hepatorrenales.
Un reciente estudio de la Universidad de Leipzig, Alemania, encontró concentraciones importantes de glifosato, el ingrediente principal del Roundup, en las muestras de orina de la gente de la ciudad. Los análisis arrojaron que todas tenían concentraciones de glifosato de 5 a 20 veces mayor que el límite para el agua potable.
El catedrático Andrés Carrasco del Laboratorio de Embriología Molecular, CONICET-UBA, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires, Argentina, dio a conocer los resultados de sus estudios, según los cuales los herbicidas con glifosato causan malformaciones en los embriones de ranas y pollos en dosis mucho más bajas que las utilizadas en la fumigación agrícola. Las malformaciones fueron de un tipo similar a las observadas en la progenie humana expuesta a dichos herbicidas.
Finalmente nadie puede negar su malignidad cuando contamos con testimonios directos de muertes, abortos y enfermedades en seres humanos afectados por el glifosato, como explica la Argentina Sofía Gatica, ganadora del último premio Goldman.
La salud es nuestra, la agricultura es campesina y debemos defender el Planeta para las próximas generaciones, por ello exigimos soberanía alimentaria.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Pasta de dientes casera


Pasta de dientes casera


En los tiempos que corren, la higiene bucal se ha convertido en algo muy importante para nuestra salud y estética, la cual cuidamos exquisitamente usando todo tipo de productos con el fin de evitar la aparición de caries, sarro, y poder presumir de una sonrisa profiden. Sin embargo, siendo tan importante para nuestra salud, ¿Serías capaz de enumerarme los ingredientes de los que se compone la pasta de dientes? Al igual que yo antes de cuestionarme este asunto, habrás pensado en el flúor seguramente.

El Flúor, ese elemento maravilloso que revolucionó la higiene dental debido a su acción bactericida y fortalecedora de esmalte, pero que sin embargo esconde otros efectos no tan beneficiosos para la salud y que pocos conocen. A poco que busques en Google encontrarás multitud de opiniones en cuanto a los beneficios y perjuicios del flúor. En este artículo se expone con detalle las consecuencias que tiene una alta exposición al Flúor, destacando problemas de memoria, aprendizaje, fatiga, degeneración de neuronas, fluorosis, e hipotiroidismo subclínico. El Flúor realmente es necesario, pero en este caso existen unos niveles máximos a partir de los cuales resulta tóxico. Y hoy día nuestras fuentes naturales de Flúor son múltiples, como por ejemplo el té, tomate, pollo, pescado, sal, patatas, leche, espinacas y muchos más, pero sin embargo, no solo le añaden Flúor a la pasta de dientes, ¡También es añadida al agua del grifo y a la sal de mesa! Estamos más cerca de los límites superiores que de los mínimos necesarios, de hecho en países como Suecia, Finlandia, Alemania, etc. curiosamente retiraron la fluorización de sus aguas, pero en España se sigue aplicando. Así que no tengas miedo por no usar pasta de dientes con fluor, a tus dientes no les va a pasar nada malo.

Una curiosidad es que en los tubos dentríficos aparece el mensaje “En caso de recibir un aporte suplementario de flúor a través de otras fuentes consulte a su odontólogo o médico de cabecera”, si es así, toda la población debería de ir al especialista.

“La fluoración no es segura en ningún nivel” (1996), Albert Schatz, premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de la estreptomicina.

Y esto sólo es una breve mención de uno de los componentes, ¿qué pasa con el resto? Pues os invito a que cojáis el tubo de pasta que uséis habitualmente y consultéis su composición. En mi caso, mi dentífrico habitual contiene ingredientes como por ejemplo: Titanium Dioxide, methylparaben, ethylparaben, propylparaben, sodium fluoride, polisorbato 80. Seguramente los nombres no te inspiren ninguna confianza, pero tampoco creo que debamos alarmarnos. Eso sí, no debemos de olvidar que somos lo que comemos, que menos que mantenernos informados de los productos que consumimos.

“Que tu salud mental valga más que tu salud dental”

Por ello, si quieres probar una alternativa más natural, que nos acerque un poquito a nuestros orígenes, os traigo una receta casera que vengo usando desde hace unas semanas y que funciona de maravilla. Y que además te saldrá incluso más barata que una buena pasta de dientes convencional. Son todos ingredientes naturales que puedes encontrar facilmente en cualquier herboristería. Puedes ver porque usamos cada ingrediente, y puedes estar seguro de que en estas cantidades son ampliamente beneficiosos para la salud. 

Ingredientes para elaborar pasta de dientes casera

Arcilla blanca (que se pueda ingerir): Tiene efectos antiinflamatorios, cicatrizantes, purificadores, calmantes y antibacterianos; actúa inhibiendo el desarrollo de gérmenes y favoreciendo la regeneración celular. Nos servirá como base para nuestra pasta.
Salvia: Potente antibacteriano, antifúngico y antiviral. Eficaz frente a inflamaciones e infecciones de las mucosas bucofaríngeas (gingivitis, estomatitis, faringitis).
Tomillo: Actividad antibacteriana. Halitosis
Stevia: Edulcorante
Aceite esencial de menta. Refrescante, calmante, antiséptico.
Sal marina: Antiinflamatorio
Agua del grifo. Por si aun estabas reticente a eliminar el fluor de tu pasta de dientes, fíjate que como hemos dicho que el agua del grifo en España está fluorada, asi que nuestra pasta de dientes también llevará el fluor necesario para que no se te caigan los dientes, jeje.
 En el caso de querer usar blanqueadores, podemos añadir bicarbonato o unas gotas de agua oxigenada, pero no conviene abusar debido a su acción abrasiva sobre el esmalte. 

Procedimiento paso a paso para elaborar la receta

Paso 1: Realizamos una decocción durante 3 minutos al fuego de la Salvia, Tomillo y Stevia. De cada una echar una cucharada pequeña.
Paso 2. Filtramos el producto y añadimos lasal. Removemos hasta que se disuelva.
Paso 3. Mezclamos con la arcilla. Añadimos a su vez unas gotas de aceite esencial de Menta.
Paso 4. Las cantidades son aleatorias, vamos mezclando hasta adquirir una consistencia pastosa.
Paso 5.  Envasamos en un recipiente y guardamos en el frigorífico. Puede durar meses.
Paso 6.  Usamos como cualquier pasta de dientes.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Las comidas de origen andalusí en Soliman


Las comidas de origen andalusí en Soliman

La preparación de estos platos es un secreto de familia que se transmite de madre a hija


Soliman es una ciudad morisca en el norte de Túnez, fundada por los moriscos probablemente en 1610, y hasta hoy en día hay muchas familias de origen andalusí que viven en Soliman, como la familia Rio Chico, Mador (Amador), Cural, Libirso, Bendico, Bachcual, Muro, Krarti...
Soliman además conserva una herencia morisca tan buena como las comidas de origen andalusí, así que aquí tenemos de primer plato una comida que se llama El Kros: Se hace El Krosmezclando la harina, el aceite y el queso con el agua tibia, después se corta toda este mezcla en trozos o pedazos o rodajas y por último se cuece en el horno. La segunda comida es El Bannadej, la cual se hace con la misma mezcla del Kros, pero se agrega un poco de carne picada mezclada con el perejil.
La tercera comida es El Kwayers, se prepara mezclando los trozos de carne y de pan con los huevos y las especies, pues toda esta mezcla se rellena en los intestinos del cordero, y por último se frié El Kwayers en el aceite para comérselo.
Todas estas comidas se preparaban más en las Bodas y los eventos religiosos como El Haj y ElAide.
Por cierto hay una novela popular que relata que los viejos Solimanos cuentan a los nenes de hoy en dia que los moriscos de Soliman cuando fueron expulsados en 1609, ocultaron el oro y todas cosas preciosas en el Kwayers y el Kros y el Bannadej.
Entonces, es obvio que casi todos las mujeres de Soliman sepan cocinar estas comidas, es un “secreto” de familia que la madre transmite a su hija, es una forma de conmemoración y de resistencia, para no olvidar son origen andalusí.

 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Los 12 principios que rigen la Permacultura





Principio 1: Observar e interactuar
Un buen diseño depende de una relación libre y armoniosa entre la naturaleza y las personas, en la cual una observación atenta y una interacción cuidadosa proporcionan la inspiración, el repertorio y los patrones del diseño. No es algo que se genere aisladamente, sino a través de la interacción continua y recíproca con el sujeto.
La sociedad industrial depende de un aporte de energía grande y continuo en forma de combustibles fósiles, para proporcionar sus alimentos y otros bienes y servicios. Los diseñadores en permacultura usan la observación cuidadosa y la interacción atenta para hacer más efectivo el uso de las capacidades humanas y reducir la dependencia tanto de las energías no renovables como de la alta tecnología.



Principio 2: Capturar y almacenar energía
Vivimos en un mundo de riqueza sin precedentes,  que resulta  de la  recolección  de enormes cantidades de combustibles fósiles, creados por la  Tierra  en el curso de billones de años. Hemos usado parte de esa riqueza para incrementar nuestra recolección de recursos renovables de la Tierra hasta un grado insostenible. La mayoría de los impactos adversos de esa sobreexplotación aparecerán como un declive en la disponibilidad de combustibles. En lenguaje financiero, hemos estado viviendo mediante consumir el capital global en forma tan imprudente que podría ocasionar la bancarrota de cualquier negocio.
Necesitamos aprender cómo ahorrar y reinvertir la mayor parte de la riqueza que estamos consumiendo o despilfarrando en la actualidad, de manera  que nuestros hijos y descendientes puedan tener una vida razonable. El fundamento ético de este principio difícilmente podría ser más claro. Desafortunadamente, las nociones convencionales de valor, capital, inversión y riqueza no son útiles en esta tarea.
Los almacenamientos más importantes de valor futuro incluyen: (i) suelo fértil con un alto contenido de humus; (ii) sistemas de vegetación perenne, especialmente árboles que proporcionan alimento y otros recursos útiles; (iii) masas y estanques de agua y (iv) construcciones solares pasivas.
El proverbio «Recoge el heno mientras brille el sol» nos recuerda que tenemos tiempo limitado para captar y almacenar energía antes de que se disipe la abundancia estacional o cíclica.

Principio 3: Obtener un beneficio
El principio anterior enfoca nuestra atención en la necesidad de usar la riqueza existente para hacer inversiones a largo plazo en capital natural. Pero no tiene sentido que se intente plantar un bosque para los nietos si no se tiene lo suficiente para comer hoy.
Este principio nos recuerda que debemos diseñar cualquier sistema que proporcione autosuficiencia a todo nivel (incluidos nosotros mismos), mediante usar de modo efectivo la energía captada y almacenada con el fin de mantener el sistema y captar más energía. En términos más generales, la flexibilidad y la creatividad para encontrar nuevas maneras de obtener un beneficio serán decisivas en la transición del crecimiento al descenso energético.
Sin productos inmediatos y verdaderamente útiles, cualquier cosa que diseñemos y desarrollemos tenderá a marchitarse, mientras proliferarán los elementos que sí generan cosecha inmediata. Si lo atribuimos a la naturaleza, a las fuerzas del mercado o a la avidez humana, los sistemas que más efectivamente obtienen un producto, y lo usan de la manera más efectiva para satisfacer las necesidades de supervivencia, tienden a prevalecer sobre otras alternativas.
Principio 4: Aplicar la autorregulación y aceptar la retroalimentación
La hipótesis Gaia, que sostiene que la Tierra es un sistema autorregulado, análogo a un organismo vivo, hace de la Tierra Entera una imagen apropiada para representar este principio. La evidencia científica de la notable homeostasis de la Tierra durante cientos de millones de años destaca a la Tierra como un sistema integral, autorregulado que estimuló la evolución y que nutre la continuidad de sus formas de vida y  subsistemas que la constituyen.
Las economías globalizadas de hoy contribuyen a una mayor inestabilidad, y sus efectos se vierten en todo el mundo. Reconstruir la autonomía, tanto a nivel de los elementos como del sistema, incrementa la adaptabilidad. En el mundo del descenso energético, la autosuficiencia será cada vez más valorada como la capacidad de enfrentar la fuerte y continua disminución de los recursos que reducen las economías especializadas y a escala.
Principio 5: Usar y valorar los servicios y recursos renovables
Los recursos renovables son aquéllos que se renuevan y reemplazan mediante procesos naturales dentro de períodos razonables, sin necesidad de grandes aportes no renovables. En el lenguaje de los negocios, los recursos renovables podrían considerarse las fuentes de ingresos, mientras los no renovables serían los activos de capital. En cualquier lenguaje, resulta insostenible que gastemos nuestros activos de capital para la vida diaria. El diseño de la permacultura debería aspirar a hacer un uso óptimo de los recursos naturales renovables para manejar y mantener los productos, incluso si se necesita hacer algún uso de recursos no renovables al establecer los sistemas.
El proverbio «Deja que la naturaleza siga su curso» nos recuerda otro aspecto de ese principio: que la procura del control total de la naturaleza mediante el uso de recursos y tecnología no sólo es cara, sino que además puede llevar a una espiral de intervención y degradación de los sistemas y procesos biológicos, que ya representan el mejor equilibrio entre productividad y diversidad.
Principio 6: No producir residuos
La lombriz de tierra es un icono apropiado para este principio, porque vive del consumo de desperdicios (residuos) de plantas, y los convierte en humus que mejora el ambiente del suelo, para ella misma, para los microorganismos del suelo y para las plantas. Así, la lombriz de tierra como todos los seres vivos, forma parte de una red donde los productos de uno son el alimento o materia prima de otro.
El proverbio «Sin residuos no hay carencia» nos recuerda que es fácil producir más residuos cuando hay abundancia, pero que esos residuos pueden ser la causa de posteriores privaciones. Esto es sumamente importante en un contexto del descenso energético. Las oportunidades de reducir el desperdicio, y de hecho vivir de los residuos, no tienen precedentes en la historia.
Principio 7: Diseñar desde los modelos a los detalles
La araña en su tela, con su diseño concéntrico y radial muestra un modelo claro aunque los detalles siempre varíen.
Este problema de enfocarse en la complejidad del detalle conduce a diseñar elefantes blancos que son grandes e impresionantes pero que no funcionan. Los sistemas complejos que sí funcionan tienden a evolucionar desde los simples que funcionan, por lo que encontrar el patrón apropiado para ese diseño es más importante que entender todos los detalles de los elementos del sistema.
El proverbio “Los árboles no dejan ver el bosque”, nos recuerda que los detalles tienden a distraer nuestra conciencia de la naturaleza del sistema; cuanto más nos acercamos, menos capaces somos de comprender la imagen mayor.
Principio 8: Integrar más que segregar
Nuestro sesgo cultural de enfocarse en la complejidad de los detalles, tiende a ignorar la complejidad de las relaciones. Tendemos a optar por la segregación de los elementos como estrategia de diseño por omisión para reducir la complejidad de las relaciones. Esas soluciones provienen en parte de nuestro método científico reduccionista que separa los elementos para estudiarlos aisladamente.
La habilidad del diseñador para crear sistemas que estén estrechamente integrados, depende de que tenga una amplia visión del  rango, intrincado y guardado bajo siete lleves, de las relaciones que caracterizan a las comunidades sociales y ecológicas. A parte del diseño premeditado, necesitamos prever y dar lugar a las relaciones ecológicas y sociales efectivas que se desarrollan a partir de la autoorganización y el crecimiento.
Mediante la correcta colocación de plantas, animales, movimientos de tierra y otra infraestructura es posible desarrollar un grado superior de integración y autorregulación sin necesidad del aporte humano constante en manejo correctivo.
Las conexiones o relaciones entre elementos de un sistema integrado pueden variar muchísimo. Algunas pueden ser de competencia o depredación, otras de cooperación o incluso simbiosis. La permacultura da un gran énfasis en construir relaciones mutuamente beneficiosas y simbióticas. Esto se basa en dos supuestos: (i) tenemos una disposición cultural a ver y creer en relaciones depredadoras y competitivas, y a desestimar las relaciones simbióticas y cooperativas, de  la naturaleza y la cultura, y (ii) las relaciones cooperativas y simbióticas pueden ser más adaptables en un futuro de disminución energética.
Principio 9: Usar soluciones pequeñas y lentas
Los sistemas deben diseñarse para realizar funciones a la escala más pequeña que sea práctica y energéticamente eficiente; la escala humana debería ser el criterio.
A pesar de los éxitos de la tecnología apropiada e intermedia para  atender las necesidades locales en los proyectos de desarrollo, la energía barata ha seguido proporcionando un subsidio a los sistemas a gran escala en las recientes décadas. El fin de la energía barata cambiará las economías a gran escala por sistemas pequeños.
La movilidad y la velocidad en los países ricos han llegado a ser tan disfuncionales que los movimientos del Slow Food (comida lenta) y de las Slow Cities (ciudades lentas) están ganando mucho apoyo.
El proverbio «Cuanto más alto, más dura la caída» es un recordatorio de una de las desventajas del tamaño y del crecimiento excesivos. Mientras el proverbio «Lento pero seguro» es uno de los muchos que alientan la paciencia, al tiempo que reflejan una verdad común a la naturaleza y a la sociedad.
Principio 10: Usar y valorar la diversidad
La gran diversidad de formas, funciones e interacciones en la naturaleza y en la humanidad son la fuente de la complejidad sistémica evolucionada. La diversidad ha de considerarse el resultado del equilibrio y la tensión en la naturaleza entre variedad y posibilidad por una parte, y productividad y energía, por otra.
Ahora está ampliamente reconocido que el monocultivo es una de las principales causas de vulnerabilidad a las plagas y enfermedades, y por lo tanto, del difundido uso de químicos tóxicos y energía para controlarlas. El policultivo es una de las aplicaciones más importantes y más ampliamente reconocidas del uso de la diversidad para reducir la vulnerabilidad a las plagas, a las temporadas adversas y a las fluctuaciones del mercado.
El proverbio “No pongas todos los huevos en la misma canasta”, encarna la comprensión de sentido común acerca de que la diversidad proporciona un seguro contra los imponderables de la naturaleza y de la vida diaria.
Principio 11: Usar los bordes y valorar lo marginal
En el trabajo de desarrollo rural, enfocado en las cosechas de alimentos básicos, la tierra agrícola principal y los propósitos y valores claramente articulados dentro de las comunidades, frecuentemente llevan a la subvaloración, a la ignorancia y la destrucción de especies silvestres, de espacios marginales, así como también las necesidades menos visibles, de las mujeres, las personas en desventaja económica y social y de los sin tierra. En forma similar en política económica el foco de los grandes negocios y en las ciudades pujantes ignora el hecho de que estos sistemas aplican los frutos de innovaciones pasadas, y que los negocios pequeños y los lugares y sistemas menores y menos ricos son la fuente de futura innovación.
El proverbio “No pienses que estas en el buen camino solo porque hay muchas pisadas”, nos recuerda que lo más común, obvio y preferido no es necesariamente lo más significativo ni influyente.
Principio 12: Usar y responder creativamente al cambio
La adopción en comunidades de innovación exitosa a menudo sigue un patrón similar a la sucesión ecológica de la naturaleza. Individuos visionarios y obsesivos a menudo son pioneros en las soluciones, pero en general se requiere de líderes más influyentes y establecidos para emprender la innovación antes de que se la considere ampliamente apropiada y deseable. Algunas veces, es necesario el cambio generacional para que se adopten las ideas radicales, pero esto puede acelerarse por medio de la influencia de la educación escolar en el entorno del hogar. Por ejemplo, los niños que llevan a casa árboles que han criado en el vivero de la escuela pueden conducir al cuidado y establecimiento exitoso de valiosos y longevos árboles, que de otra manera habrían sido ignorados por los adultos.
La permacultura trata de la durabilidad de los sistemas naturales vivos y de la cultura humana, pero esta durabilidad, paradójicamente, depende en gran medida de la flexibilidad y del cambio.
El proverbio “La visión no es ver las cosas como son, sino como serán” pone de relieve que comprender el cambio es mucho más que la proyección de lastendencias estadísticas. También establece un vínculo cíclico entre este último principio de diseño acerca del cambio y el primero acerca de la observación.


martes, 24 de septiembre de 2013

BENEFICIOS DE LOS LÁCTEOS


Beneficios de los lácteos

Importancia de los lácteos en cada etapa de la vida




La leche es el primer alimento que consumimos al nacer, mediante la lactancia materna, y tras ella, se convierte en parte de la dieta cotidiana de los niños y posteriormente de los adultos.
Los lácteos cumplen funciones específicas en diferentes momentos de la vida de una persona por eso es tan importante su consumo a todas las edades:
  • Infancia y adolescencia: ayudando a la formación de huesos y dientes y el desarrollo intelectual.
  • Embarazo y lactancia: supliendo la mayor necesidad de nutrientes esenciales y evitando la descalcificación
  • Menopausia: cubriendo las pérdidas de calcio y tratando de evitar la osteoporosis.
  • Ancianos: ayudando al mantenimiento de la masa ósea.
Por ello, la ingesta de lácteos es importante en todas las edades, y no debe suprimirse a medida que la persona va siendo mayor.

domingo, 22 de septiembre de 2013

EL QUESO EN EL MUNDO ANDALUSÍ.

EL QUESO EN EL MUNDO ANDALUSÍ.

La cocina del mundo andalusí tiene en el queso uno de sus mejores aliados, tomando a éste tanto como alimento como condimento. Es una de las cocinas que mejor diferencia al queso fresco del maduro o salado. El queso fresco lo utiliza para los platos anisados de dulces, y uno de sus platos favoritos es el queso frito con canela y pimienta que se comía con miel e higos. Los almohades tenían un plato llamado Zirbaya que se hacía con queso fresco mezclado con cebolla y cilantro verde, pimienta y aceite.

El queso, para los médicos y dietistas andalusíes fuesen musulmanes o judíos, tenía unas cualidades asombrosas, así recogió el filósofo y médico Avenzoar en su Libro de los Alimentos el siguiente pensamiento: "el queso fresco es húmedo y frío y genera humores espesos, aunque, una vez que se ha digerido, constituye un excelente alimento, [...] El queso curado.... Este es caliente y seco, tiene un gran poder de disolución y de purificación, resuelve enérgicamente y resulta beneficioso contra las verrugas". Debemos tener en cuenta que, para el mundo andalusí, los alimentos no eran meros nutrientes de la carne, sino también sanadores de males, por ello le achacaban determinadas propiedades a los diferentes alimentos.